¿Tienes chatarra en tu vivienda?

Sígueme en: FacebookTwitter
Llámenos sin compromiso al 91 327 11 40
 

¿Tienes chatarra en tu vivienda?

Como empresa de compra de chatarra férrica y metales queremos dedicar este nuevo post del blog a repasar algunos rincones de tu casa que pueden pasar desapercibidos pero que albergan “tesoros” que podemos comprarte. Necesites de este servicio o de otro como la colocación de un contenedor para podas, buscaremos siempre la mejor de las soluciones en tu caso.

En casa podemos tener elementos metálicos que se pueden recuperar. Hablamos por ejemplo de radiadores, muebles metálicos, mamparas de baño, tuberías o ventanas de aluminio y de PVC. ¿Por qué depositarlos en el contenedor de la basura si en Recuperaciones Arcediano podemos ayudarte a sacarles rendimiento?

Está claro que las obras representan uno de los momentos en los que más residuos metálicos se generan. ¿Y qué decir de los derribos, tanto de viviendas como de superficies industriales? En ambos casos, uno de los los ejemplos más claros de la chatarra que se genera son los radiadores. Si se van a cambiar los de gas por unos eléctricos, nosotros podemos llevarnos los viejos a nuestro centro de recuperación. Otro ejemplo es la mampara del baño o las ventanas de casa. En ambos casos son elementos que habrá que cambiar en algún momento. También encontramos restos de metal en parte del mobiliario, de una vivienda, una tienda o una oficina.

En definitiva, los residuos metálicos que se genera en el hogar no deben acabar en el contenedor al uso sino que hay que tratar de darles el máximo valor, sacarles el máximo rendimiento. Y esa, como sabes, es una de nuestras especialidades.

En el caso de las viviendas, se puede recuperar todo tipo de viguería, chapa, mangueras y cables del tendido eléctrico, el plomo y cobre de tuberías, partes de las calderas y el cerco de ventanas de cualquier material. Se pueden recuperar también tuberías de cobre o plomo y partes sobrantes de carpintería de aluminio.

En cuanto a elementos electrónicos, recortes de cables o equipos informáticos. En las obras y trabajos de reforma también se generan recortes de chapa o pletinas de metales como cobre, latón, aluminio, inoxidable o hierro. Todo ha de ser procesado correctamente para su recuperación.